Concentración Motorista Invernal Internacional. Valladolid (España)

Historia

Los miembros más veteranos del Club Turismoto, por aquel entonces dentro del Moto Club Valladolid, organizaron en el año 1977, la primera concentración motorista por estas tierras, cuando en España, en esos años, este tipo de reuniones se podían casi contar con los dedos de la mano.

Pingüinos 82Se la bautizó como “HIPO 77” (Hipoconcentración de Valladolid); tuvo lugar en el mes de mayo en el camping de Simancas, a 11 km de la capital y junto al río Duero; algunos aún recordarán la mascota del gran hipopótamo que a punto estuvo de “caer” a la piscina en la movida noche del sábado.

Al año siguiente fundamos el Moto Club Turismo Valladolid, conocidos también como “Piñoneros”, con el que además de concentraciones, organizamos rallys, subidas en cuesta, carreras de velocidad, así como viajes y encuentros y todo tipo de actividades relacionadas con el mundo de la moto.

Ya como Motuclub Turismo Valladolid, en los años 1978, 79, 80 y 81, organizamos la concentración internacional en las localidades de Simancas, Cabezón de Pisuerga y ctra. de las Arcas Reales (Colegio de los Dominicos), llegando a reunir a casi 2.000 aficionados, cifra nada desdeñable para aquella época.

NACE PINGÜINOS (1982)

PRIMERA PINGÜINOS 1982 EN HERRERA DE DUERO

Fue en el invierno de 1981 cuando recién creado el Club Turismoto, decidimos romper con las concentraciones de verano, y liándonos la manta a la cabeza, nunca mejor dicho, decidimos convocar a los verdaderos aficionados, a esos que utilizan la moto en toda época del año, a reunirnos en un pinar junto al Duero, próximo a Valladolid, para compartir hoguera, viandas y vino, desafiando al frío estepario del invierno castellano.

Entrega de premios Pingüinos 82No nos dio tiempo de organizarla en enero y esa primera PINGÜINOS la organizamos a primeros de marzo de 1982, en Herrera de Duero, donde llegaron 320 verdaderos “motards”. En ese mismo lugar celebramos también las dos siguientes ediciones, ya en la fecha tradicional que se ha mantenido hasta hoy, el segundo fin de semana de enero (después de Reyes).

En 1985 nos trasladamos a Fuensaldaña, donde permanecimos otras tres ediciones, hasta la de 1987, única ubicación que no contó con el “abrigo” de un pinar ni con la cercanía del Duero, cosa común en todas las demás. Allí padecimos una de las ediciones de Pingüinos más dura, con 15 grados bajo cero de mínima y cuatro, también bajo cero, de máxima; los más de 600 valientes que acudieron no lo pasaron nada bien en carretera.

Allí padecimos una de las ediciones de Pingüinos más dura, con 15 grados bajo cero de mínima y cuatro, también bajo cero, de máxima

En los años 1984, 1986 y 1988, además de Pingüinos , el Club Turismoto organizó las concentraciones del Salón de la Bici-Moto, que tuvieron lugar en la Feria de Muestras de Valladolid, así como el “Primer Encuentro Motorista de la Zona Noroeste”, que organizamos en octubre de 1984 en Ponferrada (León), que englobaba a las comunidades de Asturias, Cantabria, Galicia y Castilla y León.
En 1988, la concentración Pingüinos cambia de nuevo de emplazamiento, recuperando el abrigo de un pinar y la cercanía del Duero, esta vez en Tordesillas, donde en tres ubicaciones diferentes (Área de Descanso de los Portugueses 1 y 2 y Área de Valdegalindo) continuaría hasta fin de siglo, el año 2000.

PINGÜINOS 1996 EN TORDESILLAS

Durante todos esos años, el número de motoristas participantes no para de crecer, al igual que la infraestructura, el programa, las actividades y los días de duración, incluido un “Record Guinnes” al formar la mayor fila de motos, rueda con rueda en contacto, contabilizando 2.227 metros, realizada en Pingüinos 1990, cuando el número de motoristas era de dos mil y pico.

Pingüinos 86

Además de la Concentración Pingüinos y otra serie de actividades, el Club Turismoto viene organizando desde 1994 la que entonces se llamaba “Vuelta Mototurística a Valladolid”, y en la actualidad se denomina “Ruta Turismoto por Castilla y León”. Se trata de un completo fin de semana de rutas por los rincones más interesantes y a menudo poco conocidos de esta extensa comunidad, dedicando cada edición a una zona determinada.

Desde al edición de Pingüinos 1986, y paralelamente a la misma, el Club Turismoto viene organizando una campaña humanitaria de solidaridad con los más necesitados, normalmente casos de catástrofes y tragedias que desgraciadamente no faltan, en la que los motoristas asistentes traen en sus equipajes la ayuda solicitada en cada ocasión, y que a través de una O.N.G. colaboradora se hace llegar a su destino.
“LA PINGÜINOS” continua incrementando su fama y prestigio por todos los rincones de Europa e incluso otros continentes, así como su programación y actividades paralelas, para así, en la edición de 1998, crear los premios o distinciones “PINGÜINOS DE ORO”, que el Club Turismoto instituye en dos modalidades o facetas, y que se entregan en la propia concentración: uno dirigido a instituciones o personalidades que se hayan distinguido por su labor o afición en pro del motociclismo, y otro dirigido a los profesionales: pilotos, escuderías, managers, etc., que más hayan destacado en la temporada motociclista.

Coincidiendo con el cambio de siglo y milenio, la concentración se traslada a Boecillo en 2001, celebrando su “20 Aniversario”, allí, más cerca de la capital, logra batir el récord de asistencia con 18.852 motoristas inscritos y más de 25.000 participantes en la edición del año 2002.

La edición de PINGÜINOS 2003, coincide con un fuerte temporal de nieve en muchas zonas de la península, lo que hace que muchas carreteras estén con dificultades e incluso cerradas, por lo que muchos motoristas no puedan llegar hasta Boecillo, a pesar de lo cual la cifra de inscripciones se aproxima bastante a la de la edición anterior.

En esta edición del 2003, ponemos en marcha una nueva actividad en Pingüinos: la celebración de una “Gran Fiesta de Nochevieja y Año Nuevo Motorista” en la media noche del viernes, brindando con cava de Rueda, acompañando con doce piñones las doce campanadas que marcan el inicio del “Nuevo Año Motorista”.

En al Feria de Muestras de Valladolid tuvo lugar la 2ª Exposición de Motos Antiguas y Clásicas, que reunió a un centenar de verdaderas joyas pioneras en la historia de las dos ruedas.